La historia de Hasna y Azzeddine

“La vida es tejer sueños, bordar historias, aprender puntadas, cambiar de hilo, desatar nudos, volver a empezar y agradecer por todo lo bueno que te rodea…”

Esta es la historia de Hasna y Azzeddine, jóvenes padres de origen marroquí de 22 y 24 años, participantes del Programa Buzzetti de la Fundación Don Bosco en Jerez

por | 11 Feb 2024, 12:00 pm

Hasna y Azzeddine, jóvenes participantes en el Proyecto Buzzetti en Jerez | Fundación Don Bosco

Por Hasna y Azzeddine

“La vida es tejer sueños, bordar historias, aprender puntadas, cambiar de hilo, desatar nudos, volver a empezar y agradecer por todo lo bueno que te rodea…”

Somos Hasna y Azzeddine, jóvenes marroquíes de 22 y 24 años respectivamente, participantes del Proyecto  “Acompañamiento a Jóvenes en situación de sinhogarismo” del Programa Buzzetti de la Fundación Don Bosco en Jerez.

Cada uno de nosotros salimos de Marruecos de manera diferente y sin conocernos. Actualmente somos pareja y padres de un pequeño precioso llamado Anuar, cuyo nombre en árabe significa “ luz de luna”.

Procedemos de familias humildes y con necesidades. Hace cinco -Hasna- y tres años –Azzeddine- que abandonamos nuestro país, dejando atrás a nuestras familias y parte de nuestro corazón, con la ilusión de tener una vida digna y mejor.

Pasamos por momentos muy difíciles hasta llegar a España. Yo Hasna, llegué a este país siendo menor de edad y hasta que cumplí la mayoría de edad, pasé por varios centros de menores. Azzeddine, por el contrario, llega siendo mayor de edad por lo que intenta sobrevivir recorriendo varias ciudades del país y pasando por momentos muy duros.

Fue en Granada, donde siendo mayor de edad, conocí a Azzeddine y surgió el amor. Teníamos seguro que, a pesar de las dificultades de la vida, queríamos estar juntos y conseguir nuestros sueños.

Viajamos a Jerez y aquí nos ayudan otras entidades sociales. Gracias a una amiga que nos habla de Don Bosco, sus talleres, sus formaciones… nos animamos a ir a esta casa que desde el primer momento nos abrió sus puertas y nos trató muy bien.

Pasamos por el Programa Incorpora, desde el que siempre nos han ayudado. Yo Hasna, realicé una formación de hostelería primero con prácticas no laborales. Gracias a ello, me pude incorporar al mundo laboral durante algunos meses.

Desde febrero de 2023, ambos pertenecemos al Programa de Acompañamiento y en colaboración con el Programa Incorpora, Azzeddine comenzó una formación también de hostelería que le abrió camino para poder trabajar. Nuestra vida comenzaba a mejorar y ver la luz en el camino. 

Hasna y Azzeddine, jóvenes padres del Proyecto Buzzetti en Jerez | Fundación Don Bosco

El mayor regalo de nuestra vida llegó en abril. Fuimos papás de un lucero divino, nuestro pequeño Anuar, que le dio un giro a nuestra vida. Desde el primer momento, nos sentimos acompañados, queridos y apoyados en el Programa de Acompañamiento. Siempre acudimos a talleres, charlas y actividades propuestas por la educadora. Ella nos orienta y aconseja como familia. En Don Bosco hemos encontrado una familia, de las de verdad. Y es por ello que en el programa ya somos tres. Anuar sonríe y es feliz siempre que ve a la educadora. En esta casa salesiana nos tratan muy bien y agradeceremos siempre el haber llegado hasta aquí. Actualmente Azzeddine está trabajando a media jornada en un bar y yo cuido a mi bebé, con la ilusión, de poder matricular a Anuar en la guardería cuando sea un poco más mayor y poder trabajar.

Gracias por mantener la ilusión en nuestras vidas y caminar con nosotros ayudándonos tanto en los buenos y malos momentos. En la vida siempre hay que saber que ”los milagros, son las buenas personas que se cruzan en nuestro camino y nos ayudan a progresar”.