La historia de Bamba

Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura, nos regalaba una frase maravillosa: “Tú eres el resultado de ti mismo”. Bamba nos regala también una hermosa e inspiradora historia de vida. Superación, esfuerzo, constancia… Este joven Buzzettero de Tenerife ha logrado alcanzar todas sus metas y ha querido expresar su agradecimiento compartiéndolo y contándoselo al mundo en primera persona.

por | 29 Ago 2023, 12:00 pm

Bamba, joven que residió en el Piso de Autonomía “Garelli” de la Fundación Don Bosco en Tenerife

Por Bamba

“Hola soy Khadim Diop, pero todo el mundo me conoce cómo Bamba. Vengo desde Senegal de un pueblo costero llamado Kayar.

Lo que más me gusta destacar de mi tierra es el ambiente, su gente, la generosidad (Térrenga) y el pasarme los días pescando de forma artesanal.

En 2018 llegué a Tenerife con mucha incertidumbre, pero con mucha fe, con el único objetivo de conseguir una vida mejor y poder ayudar a mi familia.

Nada más llegar a esta tierra, entré en un centro de menores de la Fundación Don Bosco. Gracias a ellos pude estudiar en la Escuela Prelaboral, aprendí el idioma y encontré personas que me ayudaron muchísimo

Cuando cumplí mi mayoría de edad, muchos sentimientos me invadieron: nerviosismo e incertidumbre por saber qué pasaría conmigo, pues no tenía donde ir, no tenía recursos… pensé que me quedaría en la calle. A su vez, sentía mucho agradecimiento por el tiempo y el apoyo que sentí por parte de la familia de Don Bosco.

Por segunda vez, Don Bosco me salvó la vida. Pude entrar en uno de los pisos de autonomía del Programa Buzzetti y pude seguir vinculado a la Fundación. En el Piso de Autonomía “Garelli” pude seguir formándome para mi futuro laboral, estuve vinculado al programa de empleo de la Fundación y conseguí mis papeles y un trabajo. Pero, sobre todo, conseguí una FAMILIA, una familia que nunca me ha dejado solo y ha apostado por mí desde que me conocieron.

Actualmente me encuentro trabajando con un contrato indefinido y con una vida estable. Aún sigo pensando en seguir superándome y todo gracias a la Fundación Don Bosco por su gran apoyo. Vivo de forma tranquila, independiente y feliz.

Nunca olvidaré todo lo que han hecho por mí, y a día de hoy, intento ayudar como ellas y ellos lo hicieron conmigo.

Muchas gracias a las personas que forman parte de la Fundación Don Bosco, que estuvieron siempre cerca de mí apoyándome y animándome a seguir adelante. GRACIAS.”