La Fundación Don Bosco ayuda a cubrir las necesidades de 58 familias del Distrito Sur de Córdoba

El proyecto ‘Una oportunidad 2023: apoyo familiar para la inclusión’ está dotado por el Ayuntamiento de Córdoba con 20.000 euros para realizar actuaciones que permitan salir de la situación de riesgo de exclusión social a estas personas

por | 6 Feb 2024, 11:41 am

Participantes en los talleres de la Fundación Don Bosco en Córdoba | Diario Córdoba

Por Diario Córdoba

La Fundación Don Bosco en Córdoba ha puesto en marcha desde septiembre hasta febrero el proyecto Una nueva oportunidad 2023: Apoyo familiar para la inclusión, gracias a la firma de un convenio en colaboración con el Ayuntamiento de Córdoba (Delegación de Servicios Sociales), buscando dar respuestas a las necesidades de las unidades familiares más vulnerables residentes en la zona de transformación social del Distrito Sur, que sigue siendo uno de los barrios más pobres de España, según los últimos estudios.

El proyecto está dotado por 20.000 euros, y busca garantizar una respuesta ajustada a las demandas actuales de estas familias, desarrollando actuaciones que les permitan salir de la situación actual de riesgo de exclusión social en la que se encuentran.

 

Elaboración de menús saludables

Según informa una nota de prensa, durante estos meses, las familias participantes desarrollarán actividades de lunes a viernes, donde se encargarán de la elaboración de menús saludables tres días a la semana y reparto de alimentos para los otros dos días, con los que irán cubriendo sus necesidades básicas.

Participantes en los talleres y curso de la Fundación Don Bosco | Diario Córdoba

Además, deberán participar en una serie de talleres de nutrición y hábitos de vida saludables, así como en sesiones formativas de organización del presupuesto familiar y sobre estabilidad emocional, donde trabajar el autoconocimiento, la autoestima y la gestión emocional.

Igualmente, se desarrollarán talleres grupales de competencias digitales y de orientación hacia recursos públicos de empleo, para facilitar sus posibilidades de inserción laboral, promoviéndose también la participación social a través de acciones comunitarias. Todas estas actuaciones tienen como principal objetivo ayudar a las familias participantes facilitándoles un recurso donde desarrollar sus competencias personales y sociales, contribuyendo a mejorar su situación inicial de partida cuando entraron al proyecto y acompañándolos en el desarrollo de habilidades que favorezcan su inclusión social, y, por lo tanto, una mejor calidad de vida.

 

“Me siento acompañada”

“Aquí he encontrado un espacio donde me ofrecen una ayuda continua ante mi situación actual, sintiéndome como si fuéramos una gran familia” comenta una madre de una familia participante en el proyecto, destacando que “me encuentro mejor desde que participo en estas actividades, ya que me siento más acompañada y motivada para afrontar cada situación que se presenta en mi vida. Además, en las actividades grupales he conocido a otras personas del barrio y nos estamos ayudando unas familias a otras”.

Hasta el momento, durante todo su desarrollo han participado 58 familias, sumando un total de 243 personas las atendidas en el proyecto, muchos de ellos menores. Estas unidades familiares han sido derivadas al recurso por los propios Servicios Sociales de la zona tras detectar situaciones de vulnerabilidad, y con los que se mantienen coordinaciones continuas para ofrecerles a las familias la mejor respuesta en base a sus necesidades.